El Clásico los puso a “volar”