Paso 1.

Escribe tus propósitos en papel y ubícalos en un lugar visible, de esta manera siempre los tendrás presente.

Paso 2.

Establece prioridades y comienza por tu primer propósito.

Paso 3.

Crea un cronograma con pequeñas actividades que te acerquen a las metas planteadas.

Paso 4.

Comparte tus propósitos con amigos y familiares, recibirás motivación extra y experiencias que pueden enriquecer tu proceso.

Paso 5.

Si algo no sale como esperas, no te castigues. Aprende de los errores y sigue adelante

Paso 6.

No te pongas metas exageradas o desproporcionadas, el fracaso puede terminar con tu fuerza de voluntad.